¿ir en pleno mayo al Circuito del Jarama? Puede parecer una locura por el sol y el calor, pero, en cambio, el 25 de mayo amaneció fresco. Además, guardo muy buen recuerdo de las primeras tandas organizadas este 2019 por 8000 Vueltas, por lo que tenía unas ganas locas de volver y ver que nos tenían preparado en esta ocasión.

Para empezar, ya los días anteriores nos pusieron los dientes largos. Por una parte, la lista de inscritos a las tandas gozaban de ser de las más top de España: Ferrari 458 Italia, Porsche 911 en todas prácticamente todas sus variantes -incluso un GT2 RS-, Alfa Romeo 4C, una armada completa de BMW M2, M3 y M4, Nissan GT-R,… y por otra parte, conseguí que me aceptasen la inscripción de mi coche dentro del parking de deportivos del paddock.

¿Podría pintar mejor la mañana? Posiblemente, si participase en las tandas, pero no era esa mi intención. Cogí la cámara y las llaves del coche y puse rumbo al circuito, pasando antes por el lavadero.

image
image
image
image
image
image

Como la vez anterior, nada más llegar ya huele a ambiente racing. La afición no tardó en llenar el paddock y tuve que aparcar el coche pegado a la tribuna interior de la curva Farina. ¿Apartado del resto? Pues en aquel momento sí. ¿Mejor para la carrocería del coche? Pues también.

A mi lado aparcó un hombre con un precioso BMW Z3 al que, como me explicó, estaba pendiente de retapizar. A mí, personalmente, me pareció que estaba bien cuidado para el tiempo que empiezan a tener estas unidades.

Adentrándome ya de lleno en la concentración, mientras llegaban más y más coches, pude distinguir un Ultima. ¿Un GTR? No, uno aún más difícil de ver: un Ultima Can-Am, la versión descapotable de chasis artesanal británico. Estaba en la carpa de Shelter Garage, acompañado de un Porsche 911, un KTM X-Bow y un Nissan GT-R R34.

image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image

Avanzando un poco más, llegué al impresionante Mercedes Benz SLS AMG GT expuesto por el especialista Varillero. A su lado, el puesto de RoadStr y el ya asiduo Porsche 718 Cayman de su co-fundador.

Y ahora, llegamos a la sorpresa. Resulta que Toyota alquiló durante un mes las instalaciones del Circuito del Jarama para poner a punto el nuevo Toyota Supra, por lo que me encontré con varias de estas unidades, entre los que se incluye un Supra GT4 que se puso a punto para los campeonatos FIA de GT4.

image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image

Mi intención era seguir rondando por el paddock, pero no pude resistirme teniendo justamente al lado de los Toyota Supra a los superdeportivos que iban a tomar salida en unos escasos minutos. No después de haber visto el Porsche 911 GT2 RS. Quienes hayáis visto el anterior reportaje ya lo conoceréis. Es fácilmente identificable con su matrícula de Francia y por ser una edición retocada por Manthey Racing. Un paquete opcional que mejora el rendimiento y que cuesta más de 70.000 euros.

En los boxes del Jarama estaban situados quienes iban a salir a rodar primero, como eran varios BMW M2, Porsche 911 GT3, un Ferrari 458 Italia o un, aún más espectacular y exclusivo, Ferrari 488 Pista, aunque pronto comenzaron a mezclarse en pista con otros que fueron entrando tras ellos.

El carril de boxes se llenó de aficionados y fotógrafos -yo incluido- expectantes de verlos pasar por la línea de meta, con los conductores exprimiendo al máximo la potencia de los motores. No se cuál sería el más rápido al final de la corta recta principal, pero puedo estar seguro de que el Porsche 911 GT2 RS MR era uno de los más rápidos. Más, incluso, que prototipos del Grupo C que vi en años anteriores.

image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image

El sol apretaba y la hora de la comida se acercaba. Tenía que irme, aunque pude aguantar hasta las tres de la tarde. No quería largarme de allí sin ver antes el resto de coches que había traído la gente a la concentración del paddock. Con este nuevo rumbo, lo primero que vi fue el nuevo Aston Martin Vantage. Le tenía muchas ganas y no me defraudó. Ha cambiado de aires y ya no tiene ese toque tan británico, tan lujoso y clásico, pero a cambio ha ganado en presencia deportiva.

Había tantos coches que ni siquiera sabía por donde continuar. Y ahora, redactando esta entrada, tampoco. Podría destacar la presencia de dos Porsche 911 en su nueva generación 992, un par de Audi R8, el primero y el facelift, un Mercedes-AMG GT, varios Lotus Elise y Evora, un Ferrari F430, un anchísimo BMW Z3M Coupé y, como no, una buena armada de BMW M2, M3 y M4. También tres grandes americanos, como son los Ford Shelby GT500, Chevrolet Camaro SS y Dodge Challenger SRT, pero lo mejor es que los veáis directamente en las fotos que componen este reportaje.

Al final se me echó encima la hora y tuve que irme, quedándome con ganas de más. Mucho más. Habrá que esperar a después del verano para volver a tener una buena jornada de superdeportivos. Hasta la próxima, 8000 Vueltas.

image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image

HISTORIAS RELACIONADAS

Retrospectiva: 1.000km del Jarama 2006
La historia del Porsche 908/02
Nos vemos en 2020, Espíritu del Jarama
La historia del Porsche 908/01
La historia del BMW E9 3.0 CSL Grupo 2
La historia del Alfa Romeo Tipo 33/4 Can-Am
RoadStr: I Cars and Café
8000 Vueltas: vuelven los superdeportivos
La historia del Lancia Beta Montecarlo Turbo
EdM2019: Llamas, gasolina y aceite, el BMW E9 3.0 CSL