Circuitos perdidos: Reims-Gueux

El artículo sobre Circuitos Perdidos de hoy pretende crearos una necesidad. Tal necesidad que si no termináis viendo vuelos a París y tarifas de alquiler de coches para cuando acabéis de leerlo, será considerado un fracaso. Os enseñaremos una joya de la historia del automovilismo europeo, un lugar al que deberíamos peregrinar todos alguna vez en la vida. Os hablamos del circuito de Reims-Gueux.

image







Reims es una pequeña ciudad cercana a París. Destaca por su espectacular catedral gótica, una de las mejores del mundo, ubicada, por supuesto, en la principal zona del gótico en Europa. Pero también es el epicentro del automovilismo europeo. A solo unas horas en coche encontramos el circuito de Rouen-Les Essarts, el Circuit de La Sarthe en Le Mans y el circuito de Reims-Gueux. En ese triángulo, con París en el centro, nació el automovilismo.

Así que una vez visitada la Catedral de Reims os recomendaría que tomaseis la autopista N32 y que nada más pasar el Ikea de Reims toméis la primera salida en la carretera D27 hacia un pueblecito en medio de un montón de campos de trigo, cebada y vete tú a saber qué, llamado Gueux. Entonces, antes de llegar al pueblo, os encontraréis con esta maravilla.

image

Lo que véis son los boxes y la gran tribuna, los restos del circuito de Reims-Gueux, circuito bastante olvidado para lo importante que fue. Tan importante que albergó 14 GPs de Francia desde 1938 hasta 1966, con 11 GPs de F1. Es la otra catedral de Reims.

image
image







El circuito se inauguró en 1926 uniendo las localidades de Gueux, Muizon y Thillois, a las afueras de Reims. Tenía forma triangular y se usaban las carreteras públicas que unían las tres localidades. Esto era una práctica típica de Francia. ¿Por qué hacer un circuito permanente si las carreteras son buenas? Mejor construir un edificio de boxes en plena carretera, la tribuna al otro lado y delimitarlo todo con unas bonitas balas de paja. De hecho, todos los circuitos míticos franceses son así: La Sarthe, Rouen, Charade… incluso Spa Francorchamps (sí, ya, ese está en Bélgica, pero viene a ser lo mismo).

image

En su primera configuración (en rojo), el circuito entraba en el pueblecito de Gueux, con una horquilla a derechas, primer vértice del triángulo, para dirigirse al Virage de la Garene, por una carretera entre trigales, tomar la interminable recta hasta el Virage de Thillois y volver a meta.

Esta configuración duró hasta 1952, año en que se hizo su primer cambio de trazado, por dos motivos. Uno, eso de entrar en el pueblo con coches de F1 era un poco peligroso, y dos, se pretendía hacer mucho más rápido, así que se eliminó la primera horquilla y la sección del circuito que se adentraba en Gueux y se cambió por una larga y abierta curva a derechas antes de entrar en el pueblo.

Para 1953 (amarillo), además, se volvió a modificar y se llevó el trazado hasta las afueras del pueblo de Muizon, que alargaba el lado del triángulo de la recta carretera RN31 y hacía que contara con una longitud de 8,3 km. Contextualizando, el circuito de Spa-Francorchamps es el más largo del mundial de F1 actual con 7 km de longitud. Era un circuito inmenso y rapidísimo, por lo que los rebufos y la velocidad punta eran cruciales.

Por este trozo de historia al alcance de todo el que vaya ahí han pasado genios de la talla de Tazio Nuvolari, Rudolf Caracciola, Karl Kling, Lorenzo Bandini (con récord de vuelta incluído), Phil Hill, Jack Brabham (último ganador en F1 en 1966), Jim Clark, Von Trips… Los Auto-Union rugieron por ese asfalto, los Alfa Romeo, los Ferrari 126, los Cooper Climax, Fangio ganó dos veces y le dió la primera victoria en F1 a Mercedes. Y ahí está, para todos nosotros, los locos de los coches.

image
image
image

A partir de los años 70, con la construcción de circuitos permanentes, más seguros, como Paul Ricard, Nevers o Dijon, los circuitos en carreteras públicas cayeron en desuso, entre ellos Reims, tanto que solo sobrevivió La Sarthe. Pero ahí siguen las instalaciones, en pie.

Y el hecho es que sigue en pie gracias a una asociación, la Asociación de Amigos del circuito de Reims-Gueux que se encarga de su restauración y mantenimiento. Tanto que hasta conservan los carteles publicitarios. El resto del circuito ahora es una autopista y queda una sección desaparecida en un campo de cultivo, justo la que enlazaba con la actual autopista N32, el segundo vértice del triángulo, una horquilla cerrada a derechas, que podéis ver en la imagen, con el ferrari comandando el grupo

image
image

Por tanto, creo que es buen momento para consultar el extracto bancario, convencer a vuestras parejas de que vais a llevarlas en un interesantísimo viaje histórico y cultural con catedrales y quizá algún circuito de carreras abandonado y explicar por qué es buena idea hacer un viaje de 1200 km por carreteras de peaje carísimas por la maravillosa Francia. Ah, por cierto, es la región del champagne. Por si necesitáis más incentivos.

image