Koenigsegg Jesko Absolut

Koenigsegg Jesko Absolut: 1.622 CV para batir el actual record

La técnica de la automoción está avanzando a pasos agigantados. Mientras que unas marcas disponen sus recursos en la investigación y desarrollo de los motores eléctricos, otras lo hacen en el de los coches autónomos. Por suerte, también hay otros locos que la hacen avanzar exprimiendo al máximo rendimiento de cada gota de gasolina, como es el caso de la empresa de Christian von Koenigsegg, la que lleva por nombre su apellido.

Es curioso ver como una pequeña empresa, inflada con millones de euros, puede llegar a desarrollar un nuevo hiperdeportivo cada año. Y, aunque llegamos a unos límites en los que parece imposible, cada nuevo modelo es más y más potente que los anteriores. Este año es el turno del Koenigsegg Jesko Absolut y, aunque está basado en el coche del año pasado –el Jesko, a secas-, sigue teniendo como objetivo superar el vigente récord de velocidad para un coche de producción. Un récord que actualmente está en manos de Bugatti con los 490,484 km/h logrados con el aerodinámico Chiron Super Sport 300+.

image




Superar estas velocidades es lo que ha hecho a Koenigsegg ser la empresa que es hoy día. Es uno de los fabricantes más pequeños que existen y, sin embargo, desarrollan sus propias piezas, que están dotadas de la última tecnología y que suponen un gran avance en el desarrollo de la técnica automotriz. Este es el caso, por ejemplo, de la caja de cambios LST -Light Speed Transmission-, una caja de cambios desarrollada por la propia Koenigsegg que es capaz de cambiar a cualquier marcha en, prácticamente, cero segundos. Además, pesa solo 90 kilogramos, lo que la hace en torno a 30 kilos más ligera que otras cajas de cambio automáticas.

El Jesko Absolut se vale de esta caja de cambios para llegar, lo más rápidamente posible, a su velocidad máxima, pero también hay otros factores que lo condicionan. Uno de ellos es el motor, se trata de un bloque V8 biturbo de 5.0 litros que es capaz de generar 1.316 CV con gasolina convencional, pero su potencia aumenta hasta los 1.622 CV y 1.500 Nm de par al utilizar combustible flexible E85.

image
image
image
image







La potencia es un factor decisivo a la hora de conseguir velocidad, pero esta no sería suficiente si la aerodinámica actuase como un muro. Para ello se ha realizado un gran trabajo en la carrocería del Koenigsegg Jesko. La zaga se ha alargado en 85 mm para favorecer el flujo de aire, además de haber perdido el enorme alerón trasero. Durante el rediseño también se han eliminado la mayoría de los aditamentos aerodinámicos, creando una línea más limpia y suave que permite tener un coeficiente aerodinámica de solo 0,278 CX.

En total, los diseñadores e ingenieros le han dedicado más de 5.000 horas al estudio de este nuevo modelo. Más que al Jesko original, por lo que no hay duda de que es la apuesta más fuerte llevaba a cabo por el equipo de Christian von Koenigsegg.

Pese a que no ha declarado cifras oficiales de precio ni de velocidad, Koenigsegg ha afirmado que “buscarán la corona en el caso de que se presente la oportunidad”.

¿Lograrán batir a Bugatti?

image




TE PUEDEN INTERESAR