KTM X-Bow GT2

KTM X-Bow GT2 y GTX: los más radicales

PUBLICIDAD

12 años han pasado ya desde que la empresa austriaca KTM lanzase al mercado su primer coche. Ocurrió en 2008, cuando sorprendieron al mundo presentado un modelo de coche con un aspecto muy radical, aunando ligereza y potencia comedida para crear un producto divertido. Desde entonces, el KTM X-Bow ha recibido un buen número de versiones, como la Clubsport, la R, la GT e incluso una de competición, la GT4, que evolucionó con el tiempo hasta ser una versión de techo cerrado.

Es precisamente con esta experiencia en circuitos por lo que han desarrollado, junto con Reiter Engineering, los KMT X-Bow GT2 y GTX. Un concepto aún más radical que estará presente, en el caso de la versión GT2, en los campeonatos que acojan dicha categoría, mientras que la GTX será válida para una gran cantidad de campeonatos de GTs. Se espera que su llegada se produzca en otoño, batiéndose con nada más y nada menos que los Audi R8 LMS GT2 y los Porsche 911 GT2 RS Clubsport.

image

Con una apariencia agresiva, que es más propia de un coche de Batman, los KTM X-Bow GT2 y GTX serán los más impresionantes de entre los que se batan por el oro. Al menos por ahora, porque solo se han presentado oficialmente estos tres coches, los dos alemanes y el austriaco, para la categoría GT2 del campeonato organizado por SRO Motorsport, la compañía de Stéphane Ratel.

La carrocería es muy afilada, con líneas puntiagudas, como nos tiene acostumbrados KTM. Su línea es muy aerodinámica y presenta una zaga que recuerda a la del McLaren Senna, con un enorme alerón trasero colgado por unos soportes que comienzan sobre la baja carrocería. Sin embargo, y pese a que lleva como nombre X-Bow, su chasis es completamente nuevo.

image
image

En cuanto al motor, el nuevo producto de KTM se vale de un motor de cinco cilindros de origen Audi. Este bloque es el veterano 2.5 litros turbo, que en este caso es capaz de producir algo más de 500 CV en la versión GTX y hasta 600 CV para la versión GT2. Teniendo en cuenta que el peso del coche es de solo 1.000 kilogramos, la potencia será más que de sobra para conseguir buenas sensaciones y resultados.

En total, se fabricarán 20 unidades para aquellos equipos interesados en adquirir un coche de competición que tendrá la ligereza y el rendimiento por bandera. Además, KTM está barajando la posibilidad de crear un campeonato monomarca en 2021 para la versión GTX.

image

TE PUEDEN INTERESAR