Corrían mediados de los años sesenta. Autodelta, división deportiva de Alfa Romeo, se encontraba enfrascada en un proyecto que debía acabar con el título del Campeonato Mundial de Resistencia. El proyecto, conocido como Tipo 33, fue el resultado de los buenos resultados conseguidos entre 1965 y 1966 con los Giulia TZ y TZ2.

Para conseguirlo se crearon unas primeras versiones de competición denominadas como Tipo 33/2 ‘Periscopica’ Spider y Tipo 33/2 ‘Mugello’ Spider. Estas, y las versiones que vendrían después, se fabricaron y montaron por la propia Autodelta, al mando del ingeniero Carlo Chiti.

Las primeras unidades entraron en competición en 1967. Pero durante aquel mismo año, también se desarrolló una versión muy exclusiva que no se dio a conocer hasta septiembre, el Alfa Romeo 33 Stradale.

image
Wsupercars.com

Autodelta se encargó de la parte mecánica. Ensamblaban los chasis y montaban todo el apartado mecánico. Era un proceso totalmente artesanal que dejó huella en cada uno de los dieciocho chasis que se construyeron.

Por ejemplo, las primeras unidades montaban una tulipa con doble faro, mientras que las siguientes montaron un único faro. Las últimas unidades incorporaban también nuevas tomas de aire para mejorar la capacidad de refrigeración de los frenos.

Derivado de la competición, el Stradale estuvo fabricado alrededor de un chasis tubular. Este chasis estaba formado por tres tubos de aleación de aluminio que se montaron en forma de H, con una mayor longitud con respecto a la versión de competición para mejorar la habitabilidad del espacio interior. Sobre estos tubos se montaron unos subchasis ultraligeros de magnesio sobre los que se montaron todos los componentes mecánicos.

image
image
image
Wsupercars.com

En la parte posterior, inmediatamente tras el habitáculo, se montó el mismo motor V8 de 2.0 litros de cubicaje que montaban las unidades de competición. Estos fueron diseñados por Carlo Chiti y fue el primer motor de Alfa Romeo en estar fabricado en aleación de aluminio. Tanto el bloque como las culatas superpuestas a 90 grados inclinación.

Era capaz de rendir 270 CV a un alto régimen de revoluciones gracias a sus culatas de doble árbol de levas y sus dos válvulas por cilindro. Sin embargo, para la versión Stradale, se redujo la potencia a 230 CV, con lo que se ganaba en fiabilidad. Unida a este se montó una caja de cambios manual de seis velocidades fabricada por Colotti y que enviaba el giro del motor a un diferencial mecánico de deslizamiento limitado.

La geometría de la suspensión derivó por completo de la competición, estando formada por brazos oscilantes dobles, amortiguadores telescópicos y una barra estabilizadora delantera y otra trasera, lo que evitaba un acusado hundimiento en curvas. En cuanto a los frenos, montaba discos ventilados en las cuatro ruedas, con pinzas actuadas hidráulicamente.

image
image
Wsupercars.com

Con toda la mecánica montada, los Tipo 33 Stradale fueron enviados a Carrozzeria Marazzi -fundada aquel mismo año por Mario Marazzi y otros cuantos empleados de Carrozzeria Touring-, donde pasaron a montar la carrocería de aluminio trazada por el gran Franco Scaglioni. Unas líneas redondeadas que evocaban la edad de oro de Alfa Romeo, con modelos como los 6C y 8C.

La carrocería se fabricó con paneles de aleación de aluminio y contaba con unas puertas de alas de mariposa que se abrían verticalmente. Gracias a los materiales ligeros utilizados en su fabricación, el total del conjunto fue de tan solo 700 kilos.

La producción total fue de dieciocho unidades, de las cuales trece se entregaron a clientes, una quedó guardada en el Museo Storico Alfa Romeo y las cuatro restantes fueron entregadas -sin carrocería- a Pininfarina, Italdesign Giugiaro y Bertone.

De estos estudios de diseño salieron las versiones: Alfa Romeo Carabo, Alfa Romeo P33 Roadster, Alfa Romeo Iguana, Alfa Romeo 33/2 Coupé Speciale, Alfa Romeo P33 Cuneo y Alfa Romeo Navajo. Todos ellos diferentes entre sí, pero todos ellos con una ‘bellissima’ mecánica digna de la mejor Alfa Romeo.

Historia por David López
Fotografías por Wsupercars.com

image
ESPECIFICACIONES TÉCNICAS
ALFA ROMEO 33 STRADALE
País de origen:
Italia
Producido en:
1967
Sucesor:
Predecesor:
MOTOR
Configuración:
90º – V8
Ubicación:
Central, longitudinal
Construcción:
Aleación de aluminio
Cilindrada:
1.995 cc
Diámetro x Carrera:
78,0 mm x 52,2 mm
Relación de compresión:
11,0:1
Válvulas:
2 por cilindro, DOHC
Sistema de alimentación:
Atmosférico
Sistema de lubricación:
Cárter seco
Potencia:
230 CV a 8.800 RPM
Par motor:
200 Nm a 7.000 RPM
Relación CV/Litro:
115 CV/Litro
Transmisión:
Manual de 6 velocidades, tracción trasera
CHASIS
Estructura:
Tubular de aleación de aluminio y magnesio
Suspensión:
Brazos transversales dobles, muelles helicoidales sobre amortiguadores telescópicos, barra estabilizadora
Dirección:
De cremallera y piñón
Frenos:
De disco
DIMENSIONES
Largo:
3.970 mm
Ancho:
1.710 mm
Alto:
990 mm
Distancia entre ejes:
2.350 mm
Peso:
572 Kg
Relación CV/Kg:
0,4 CV/Kg

HISTORIAS RELACIONADAS

Retrospectiva: 1.000km del Jarama 2006
La historia del Porsche 908/02
Nos vemos en 2020, Espíritu del Jarama
La historia del Porsche 908/01
La historia del BMW E9 3.0 CSL Grupo 2
La historia del Alfa Romeo Tipo 33/4 Can-Am
RoadStr: I Cars and Café
8000 Vueltas: vuelven los superdeportivos
La historia del Lancia Beta Montecarlo Turbo
EdM2019: Llamas, gasolina y aceite, el BMW E9 3.0 CSL