Corrían mediados del año 1966 cuando Giuseppe Luraghi, por entonces directivo de Alfa Romeo, dio a conocer su idea de hacerse con el triunfo absoluto del Campeonato Mundial de Resistencia. Volverían, además, a disputar las 24 horas de Le Mans, una carrera que los italianos ganaron hasta en tres ocasiones, todas ellas con los 8C 2300.

El proyecto tomó como código la denominación 105.33, pero se dio a conocer como Tipo 33. A lo largo de los diez años que duró, se fabricaron doce modelos diferentes de competición, seis concept cars -creados por estudios de diseño de la talla de Pininfarina, Bertone o Italdesign Giugiaro- y una versión de calle denominada como ‘Stradale’.

El primero que se presentó fue el Tipo 33/2 ‘Periscopica’ Spider, donde el 2 hacía referencia a los dos litros de cubicaje del motor y ‘Periscopica’ al enorme esnórquel que servía como entrada de aire del motor y refrigeración de los frenos traseros. Se fabricaron varios chasis que compitieron durante toda la temporada de 1967 del Campeonato Mundial de Resistencia. Los resultados no fueron en absoluto brillantes, a excepción de una victoria y un doblete en unas carreras de menor calado.

En julio de aquel mismo año, aprovechando la prueba del mundial disputada en el rápido trazado italiano de Mugello, modificaron la zaga de unos de los ‘Periscopica’ Spider para obtener una menor carga aerodinámica. De aquellas modificaciones nació el que se conocería como Tipo 33/2 ‘Mugello’ Spider. Cabe destacar que por entonces no existía el actual circuito de Mugello, sino que al estilo de la Targa Florio, el trazado estaba formado por carreteras públicas y cada vuelta medía en torno a 66 kilómetros.

image
image
image
Bonhams.com

Realmente, apenas tuvo cambios. El motor seguía siendo el mismo V8 de 2.0 litros de cubicaje. Tanto el bloque como las culatas, dispuestas a 90 grados de inclinación una de otra, estaban fabricadas en aleación de aluminio. Cada una de las culatas montaba una configuración de tipo DOHC, con doble árbol de levas en cabeza y dos válvulas por cilindro. En total, 270 CV a 9.600 RPM y una relación de 135 CV/Litro. Unida al bloque mediante tornillos iba una caja manual de seis velocidades accionada por el piloto mediante una palanca en H. Esta enviaba el giro del cigüeñal a las ruedas del eje trasero a través de un diferencial mecánico.

El chasis sufrió ligeras modificaciones para adaptar la nueva y aerodinámica carrocería. Estaba formado por un entramado de tubos de aleación de aluminio y magnesio, lo que daba un escaso peso de tan solo 600 kilos, veinte más que la versión ‘Periscopica’. Tanto el sistema de suspensión y de frenos se mantuvo igual.

Donde mayor tiempo se invirtió fue en la carrocería. Se modificó toda la parte trasera, perdiendo el esnórquel a favor de dos entradas de aire en la parte superior de los pases de rueda traseros. La zaga tomaba una ligera caída que aumentaba la longitud del coche con respecto a la versión anterior. Terminaba con un corte vertical que incorporaba un ala en cada extremo lateral.

image
image
image
Bonhams.com

Con las modificaciones hechas, el Tipo 33/2 ‘Mugello’ Spider estuvo listo para la carrera disputada el fin de semana del 22 y 23 de julio, el Trofeo Frescobaldi Mugello, perteneciente al Campeonato Mundial de Resistencia. A sus mandos estaba el dúo italiano de pilotos formado por Nanni Galli y Andrea De Adamich.

También dos Tipo 33/2 ‘Periscopica’ Spider corrieron aquel fin de semana, pero la prácticamente nula fiabilidad mecánica se sumó a la tortuosidad de las vías públicas que formaban el trazado. Ambos sufrieron fallos que resultaron en abandonos.

Puesto que el Tipo 33/2 ‘Mugello’ Spider también montaba este conjunto mecánico, también se vio fuera de carrera. Casualidades del destino, quizás, hicieron que las tres unidades con las que se presentó Alfa Romeo rompieran en la tercera vuelta de carrera.

image
Cochesclasicosdehoy.com

Tras la carrera se abandonó la versión ‘Mugello’, de la que solo se ensambló una única unidad. La desastrosa temporada continuó con los ‘Periscopica’, mientras se fraguaba un diseño totalmente nuevo, la segunda generación conocida como Tipo 33/2 ‘Daytona’.

Aun así, los ‘Periscopica’ se siguieron utilizando durante algunos años más a manos de equipos privados, pasando cada poco tiempo a nuevos dueños. Algunas de las unidades se mantuvieron al resguardo de Autodelta, al igual que la versión ‘Mugello’, hasta que en los ochenta se vio cerrada esta división deportiva.

El ‘Mugello’ pasó a manos de Peter Klaus, quien lo exhibió en su enorme colección de Sports Cars, la ‘Rosso Bianco Collection’. En 2006, la colección pasó a manos de la ‘Lowman Collection’, donde se mostró durante un corto periodo de tiempo.

Historia por David López
Fotografías por Bonhams.com y Cochesclasicosdehoy.com