Alfa Romeo Tipo 33/2 Periscopica Spider

La historia del Alfa Romeo Tipo 33/2 Periscopica Spider

Para comenzar la historia de los Tipo 33 hay que remontarse ligeramente hacía atrás en el tiempo, más concretamente a mediados del siglo XX. Alfa Romeo gozaba de una gran popularidad entre la sociedad elitista gracias a los ejercicios de diseño realizados por carroceros como Zagato, Touring, Bertone o Pininfarina. Ediciones de lujo que hoy día cotizan en alza en manos de coleccionistas. Sumado a esto, sus victorias en la Formula 1, en las pruebas de resistencia e incluso en los campeonatos de coches de menor cilindrada, hicieron consagrar a Alfa Romeo como uno de los grandes fabricantes.

Esta buena situación siguió repitiéndose durante la primera mitad de la década de los sesenta, con los deportivos Giulia TZ y TZ2 obteniendo victorias de categoría a manos del departamento de competición de Alfa Romeo, Autodelta. Con estos resultados, el verano de 1966, el jefe de filas Giuseppe Luraghi, encomendó la misión de lograr la victoria absoluta del Campeonato Mundial de Resistencia.

Lo que Giuseppe no se podía imaginar aquel verano, es que el proyecto daría como resultado una estirpe de modelos que pasaría a la historia por la belleza de sus líneas, con varias versiones de competición, una versión de calle -Stradale- y una buena cantidad de concept cars diseñados por los mejores carroceros de la época.

image







El proyecto tuvo como código interno el número ‘105.33‘, pero fue conocido como ‘Tipo 33‘. Durante la fase de desarrollo montó el mismo motor con cuatro cilindros en línea y 1.6 litros de cilindrada de los Alfa Romeo TZ2. Estos motores habían demostrado un buen rendimiento, pero si querían luchar por la victoria absoluta del campeonato, tendrían que montar un motor de mayor cilindrada.

Carlo Chiti, director técnico de Autodelta, diseñó un nuevo motor de 2.0 litros formado por ocho cilindros en V con las bancadas dispuestas a 90º. Tras este cambio decidieron darle finalmente el nombre de Tipo 33/2, haciendo alusión a la cilindrada del motor. Lo que fue un quebradero de cabeza para las generaciones futuras, liando las primeras generaciones del Tipo 33 con las segundas.

El motor estaba ubicado en posición central, tras el piloto, y rendía una potencia máxima de 270 CV a un régimen de 9.600 RPM. Sumado al ligero peso en vacío de 580 kilos, daba una gran  relación de 0.47 CV/Kg. Unida al motor iba montada una caja de cambios de seis marchas con cambio manual.

image
image
image

El chasis se desarrolló en base al del Scarabeo, una concept car presentado en el Salón de París de 1966. Su bajo pesó se consiguió gracias al uso de materiales ligeros, tales como la aleación de aluminio y magnesio. La carrocería se fabricó con aleación de aluminio y sus líneas fueron dibujadas por OSI, una subsidiaria de Ghia. La enorme entrada de aire de admisión para el motor y su techo abierto le dio el sobrenombre de Tipo 33/2 ‘Periscopica’ Spider.

La geometría de suspensión estaba formada por brazos transversales dobles, con muelles helicoidales y amortiguadores telescópicos, a los que se sumaba una barra estabilizadora tanto en el eje anterior como en el posterior.

image
image
image







El 7 de enero de 1967, el Alfa Romeo Tipo 33/2 ‘Periscopica’ Spider rodó por primera vez en un circuito. Fue en el trazado de Balocco, la pista de pruebas de Alfa Romeo. A sus mandos se encontraba Teodoro Zeccoli, quien probó la nueva montura en un evento que a priori era secreto.

Lo que iba a ser un test normal y sencillo se trastocó cuando el piloto italiano bloqueo sus frenos en un trazado que estaba helado a causa de las bajas temperaturas. Zeccoli perdió el control y sufrió un accidente. El Tipo 33/2 comenzó a arder, pero por suerte se pudo sacar al piloto sin mayores problemas. Aunque este sufrió unos buenos dolores durante dos largas semanas de hospital.

El 6 de marzo se presentó oficialmente a la prensa en un evento que contó con la presencia de Giuseppe Luraghi, Carlo Chiti y una plantilla de pilotos formada por: Giacomo Russo, Ignazio Giunti, Teodoro Zeccoli y Roberto Businello.

image

Solo una semana después de aquel evento, Zeccoli hizo debutar el Tipo 33/2 ‘Periscopica’ Spider en un evento deportivo. Fue en una carrera de montaña que se celebró en Fléron, Bélgica, el 12 de marzo. El piloto italiano logró ser el más rápido en cruzar el tramo y dio al palmarés su primera victoria.  

Las siguientes pruebas estuvieron centradas en el Campeonato Mundial de Resistencia, pero esta primera generación del Tipo 33 demostró tener una mala fiabilidad mecánica.

La primera prueba se disputó en el mítico trazado de Sebring, el 1 de mayo, donde ninguna de las dos monturas que Alfa Romeo puso sobre el trazado llegó a cruzar la meta tras 12 horas de carrera. No menos importante era la siguiente carrera, disputada en Sicilia y que tenía por nombre la Targa Florio. Alfa Romeo se presentó con cuatro coches. Uno de ellos, el pilotado por el dúo Nanni Galli e Ignazio Giunti, ni siquiera llegó a clasificarse para la carrera. Y no mejor suerte tuvieron los restantes. Un accidente y dos roturas en la suspensión delantera hicieron irse de allí a Alfa Romeo con una mano delante y otra detrás.

image

La temporada continuaba su curso y el nuevo Tipo parecía no  rendir al nivel esperado por los de Turín. En la siguiente prueba lograron un quinto puesto, en los 1.000 kilómetros de Nürburgring, pero estaban fuera de toda lucha por el título mundial. Aún les quedaba trabajo por hacer y muchas cosas que afinar.

Para la carrera de Mugello presentaron una nueva versión, fruto de aquel trabajo de desarrollo. Aprovechando la rapidez del circuito, cambiaron toda la parte trasera y parte de la sección central, alargando la cola para así sacar una mayor velocidad punta. Por el camino del rediseño perdió el ‘periscopio’ y por tanto su mote, pero a cambio lo rebautizaron como Tipo 33/2 ‘Mugello’ Spider.

En pista se pusieron tres de estas nuevas monturas, pero pese a todos los esfuerzos, la escuadra sufrió un nuevo abandono completo.

image

La desastrosa temporada fue solamente maquillada por un doblete que lograron en una prueba de menor nivel, el Trofeo Ettore Betoja Vallelunga, disputado evidentemente en el mismo trazado italiano. La victoria fue para Andrea de Adamich, mientras que en segunda posición cruzó Ignazio Giunti.

Con ello dio por terminado el año. Probablemente, desde Alfa Romeo supieron ver el rendimiento que era capaz de sacarse del Tipo 33/2, pese a su nefasta resistencia mecánica. Fue por ello por lo que para el año siguiente se realizaron una serie de modificaciones que dieron como resultado el nuevo Alfa Romeo Tipo 33/2 ‘Daytona’.

El Tipo 33/2 ‘Periscopica’ Spider de 1968 se siguió utilizando durante algunos años más en manos de equipos privados, pasando cada poco tiempo a nuevos dueños. En 1969, Anton Fischhaber consiguió un tercer puesto en el circuito alemán de Neubiberg, pero tuvieron que pasar seis años más,  hasta 1975, para que se sumase un nuevo podio al palmarés.

image