Para comenzar la historia del Alfa Romeo Tipo 33/4 Can-Am hay que remontarse hasta 1969, año en el que debutó el Tipo 33/3 Spider. Este último fue el tercero de una serie de prototipos que tenían como objetivo dar la victoria absoluta de Alfa Romeo en el campeonato mundial de resistencia, por entonces reservado a fabricantes y no a equipos privados.

Hasta entonces, ni la primera ni la segunda generación del Tipo 33/2 había dado sus frutos. Por ello, se diseñó un nuevo concepto de tipo barqueta adaptado al Grupo 6 de la FIA, con un motor de 3.0 litros de cilindrada que debería equipararse al nivel de los Porsche 908. Nació por tanto el Tipo 33/3 Spider, del que costó dos años más de desarrollo hacerlo rendir a un nivel aceptable y, sobretodo, hacerlo capaz de terminar las pruebas de resistencia.

En 1971 comenzaron a llegar buenos resultados pese a que las victorias no eran absolutas, sino de categoría. Por encima quedaban los imbatibles Porsche 917 y Ferrari 512 con sus motores de 5.0 litros de cilindrada. Una de estas unidades cosechó un gran palmarés a lo largo de aquella temporada: un tercer puesto en Buenos Aires, Sebring y Spa, cuarto en Nurburgring, quinto en Monza y dos victorias en la Targa Florio y en Watkins Glen. Fue en esta última prueba, con un gran palmarés labrado a lo largo del año, cuando se decidió modificarlo para hacerlo competir de nuevo en Watkins Glen, en la prueba del campeonato Cam-Am que tuvo lugar justamente un día después de la prueba del campeonato mundial de marcas.

image
Alfabb.com

Para hacerlo competitivo frente a los tremendos motores V8, la mayoría fabricados por Chevrolet, se le montó sobre el chasis monocasco de aluminio del Tipo 33/3 Spider un bloque de mayor cilindrada, cubicando ahora hasta 4.0 litros -de ahí que a esta nueva versión se la denominase como Tipo 33/4 Can-Am-. La potencia era superior a los 400 CV y su peso continuaba siendo bastante contenido, pesando algo más de los 700 kilos de la versión de 3.0 litros.

La carrocería mantenía la nueva línea aerodinámica que se estrenó a lo largo de aquella temporada, a la que más tarde se añadió un enorme alerón trasero, un nuevo splitter delantero más prominente, una nueva entrada de aire de admisión de tipo snorkel –recordando a la primera generación ‘Periscopica’- y se recolocaron los retrovisores, pasando a estar ahora a ambos laterales en vez de en el centro.

image
Alfabb.com

La elección del chasis no vino dada solo por el palmarés de la unidad, sino que también se tuvo en cuenta el buen hacer del piloto. Andrea de Adamich, que había conseguido los mejores puestos para Alfa Romeo, fue el encargado de competir en pista con el nuevo Tipo 33/4 Can-Am.

Durante la clasificación se impuso Jackie Stewart con su Lola T260 Chevrolet, al que le siguió una buena armada de McLaren M8 en sus versiones F y D. Por detrás, los Porsche 917 y los Ferrari 512. Nadie se quería perder la fiesta en un campeonato que gozaba de su mejor momento. Andrea de Adamich tuvo poco que hacer y marcó un tiempo alejado que le mantuvo a mitad de la tabla, decimoséptimo.

En carrera, de Adamich pudo sacar a relucir su pilotaje. Logró ganar posiciones aprovechándose  de los fallos mecánicos y de pilotaje de sus rivales. Finalmente se alzó con un séptimo puesto que no dejó a nadie indiferente. Pero Alfa Romeo no continuó por aquellos lares de forma oficial, sino que el equipo Otto Zipper Racing Team fue quien aprovechó estas unidades para competir con ellas en este campeonato a lo largo de 1972.

image
Alfabb.com

Scooter Patrick fue el piloto encargado de manejar esta unidad para el equipo americano. Contaba con una década de experiencia como piloto en circuitos americanos, manejando Sports Cars y Prototipos que le dieron victorias e incluso títulos en el SCCA National.

Por desgracia, el Tipo 33/4 Can-Am salió desfasado en un campeonato en el que la ingeniería mecánica avanzaba a buen ritmo. Un campeonato en el que el número de cilindros y cilindrada del bloque motor no tenía ninguna restricción, teniendo que batirse por tanto con motores de más de 6.0 litros. 

Su debut fue en el circuito de Road Atlanta, donde tras poco más de una hora y treinta minutos cruzó en noveno puesto. Solo una única carrera más, en el circuito californiano de Riverside, completó la temporada de esta unidad, que no destacó especialmente por su longevidad.

Tras casi dos horas de carrera y un duro enfrentamiento con Bob Peckham, piloto de uno de los McLaren M8C, Patrick cruzó la línea de meta nuevamente en novena posición.

image
Racingsportscars.com

Pasó más de un año entero hasta que se pudo ver de nuevo el tipo 33/4 Can-Am.  El equipo Otto Zipper Racing Team volvió a hacerlo competir, en esta ocasión en la prueba de Watkins Glen que tuvo lugar en julio de 1974. Ahora era el turno de Milt Minter.

Tras partir desde el octavo puesto, a 10 segundos del primer clasificado durante la sesión de clasificación, un accidente en las primeras curvas abandonó por completo toda opción de duda con respecto a su rendimiento.

Aquella fue la última carrera en la que participó esta unidad que se dedicó en exclusiva al campeonato americano, antes de que este también quedase olvidado en el olvido para siempre.

Historia por David López
Fotografías por Alfabb.com y Racingsportscars.com

image
Racingsportscars.com
ESPECIFICACIONES TÉCNICAS
ALFA ROMEO TIPO 33/4 CAN-AM
País de origen:
Italia
Producido en:
1971
Sucesor:
Predecesor:
MOTOR
Configuración:
90º – V8
Ubicación:
Central, longitudinal
Construcción:
Aleación de aluminio y magnesio
Cilindrada:
4.000 cc
Diámetro x Carrera:
Relación de compresión:
Válvulas:
4 por cilindro, DOHC
Sistema de alimentación:
Atmosférico
Sistema de lubricación:
Cárter seco
Potencia:
Par motor:
Relación CV/Litro:
Transmisión:
Manual de 5 velocidades, tracción trasera
CHASIS
Estructura:
Monocasco de aleación de aluminio
Suspensión:
Brazos transversales dobles, muelles helicoidales sobre amortiguadores telescópicos, barra estabilizadora
Dirección:
De cremallera y piñón
Frenos:
De disco
DIMENSIONES
Largo:
Ancho:
Alto:
Distancia entre ejes:
Peso:
Relación CV/Kg:

HISTORIAS RELACIONADAS

Nos vemos en 2020, Espíritu del Jarama
La historia del Porsche 908/01
La historia del BMW E9 3.0 CSL Grupo 2
La historia del Alfa Romeo Tipo 33/4 Can-Am
RoadStr: I Cars and Café
8000 Vueltas: vuelven los superdeportivos
La historia del Lancia Beta Montecarlo Turbo
Llamas, gasolina y aceite, el BMW E9 3.0 CSL
La historia del Alfa Romeo Tipo 33/3 Spider
Un Bentley Speed 8 para celebrar el primer centenario