Alfa Romeo Tipo 33-TT-3 Giro d'italia

La historia del Alfa Romeo Tipo 33/TT/3 Giro d'Italia

A la mítica carrera de la Targa Florio, también conocida como el Giro de Sicilia, todavía le quedaban otros cuatro años de existencia cuando se volvió a disputar el Giro d’Italia Automobilistico, una prueba de tipo rally disputada a comienzos del siglo XX. En 1973 se retomó pese a que este tipo de pruebas estaban siendo prohibidas en el resto del mundo por su peligrosidad para los pilotos y para los espectadores.

El Giro d’Italia de 1973 permitía la entrada a los coches del Grupo 5 y Grupo 4, que se retaban por el mejor tiempo a lo largo de varias etapas cronometradas en un recorrido formado por tramos de vía pública y circuitos italianos. Aquella primera edición fue ganada por un DeTomaso Pantera Grupo 4 y en 1974 el ganador fue el Lancia Stratos Turbo del Grupo 5 del piloto francés Jean Claude Andruet, quien para 1975 quería volver a revalidar el título.

Para 1975, Andruet se encontraba bajo las filas de Autodelta, la división deportiva de Alfa Romeo, que en aquel momento estaban ganando todas las pruebas del campeonato mundial de resistencia con el Alfa Romeo Tipo 33/TT/12. Estaba, por tanto, en el sitio correcto y en el momento adecuado, pues Carlo Chiti se interesó también por aquella prueba italiana y preparó un nuevo chasis con el que el francés competiría y revalidaría su título.

image







Por razones de homologación, al chasis se le estampo el número de serie del Alfa Romeo 33 Stradale, la versión de producción apta para vías públicas. Sin embargo, no hubo ninguna relación directa entre estos dos, pues el chasis utilizado era derivado del Tipo 33/TT/12 del campeonato mundial de resistencia. Este estaba adaptado para montar el motor V8 de 3.0 litros de los Alfa Romeo Tipo 33/3 Spider y Tipo 33/TT/3. Un motor que era capaz de generar una potencia máxima de unos 440 CV gracias a sus culatas de aluminio con doble árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro. Con este motor consiguieron asemejar un poco más el nuevo Alfa Romeo con el 33 Stradale, que montaba también el V8, aunque de menor cilindrada.

Para cumplir con la normativa de la prueba, la carrocería, heredada del Tipo 33/TT/12, incorporaba un techo rígido que encerraba al piloto dentro de su habitáculo, que veía también como la distancia entre ejes era menor que en el contendiente por el título mundial de resistencia.

image
image
image
image

Finalmente, el nuevo Alfa Romeo se dio a conocer como Tipo 33/TT/3 Giro d’Italia, aunque también es conocido como Tipo 33/TT/3 Stradale. Andruet participó dentro del Grupo 5 y rodó con un ritmo rapidísimo, solamente seguido por los Lancia Stratos y los Fiat 131. Por desgracia, el motor nunca rodó con soltura. No iba fino a causa de unas reparaciones que los mecánicos realizaron poco tiempo antes de comenzar el Giro.

Andruet se las apañó para liderar la prueba con un motor que funcionaba con seis cilindros, pero al final el motor rompió y con el las ilusiones de revalidar el título. La carrera fue finalmente para el Fiat Abarth 131 pilotado por Giorgio Pianta.

El Alfa Romeo Tipo 33/TT/3 Giro d’Italia no volvió a competir. Fue diseñado en exclusiva para aquella prueba.

image
image
image
image