Aston Martin DBR9

La historia del Aston Martin DBR9

La marca británica volvía a Le Mans en 2005 y lo hacía participando en la categoría GT1. Una categoría, la de los Sports Cars, en la que habían conseguido su única victoria en el trazado francés de La Sarthe. Fue en 1959, cuando Carroll Shelby y Roy Salvadori cruzaron la línea de meta en primera posición, tras 24 horas de carrera, a bordo del Aston Martin DBR1.

Tras varios intentos fallidos, siendo el más notable la participación con el Aston Martin AMR1 durante la época de los prototipos del Grupo C, Aston Martin volvía a Le Mans. En 2004 se presentó al público el modelo de producción, el Aston Martin DB9, y, unos meses después, el 4 de noviembre, vio la luz el modelo de competición.

Para la ocasión, contaron con la ayuda de Prodrive, formando la división Aston Martin Racing. Prodrive, por entonces, venía de realizar una campaña con el exitoso Ferrari 550 Maranello, ganador en 2003 de la categoría GT1 de Le Mans.

image
image
image
image
image







El Aston Martin DBR9 compartía el chasis de aluminio de la versión de calle, al igual que el bloque motor V12 y la culata. El motor de 6 litros atmosférico se montaba en la parte anterior, colocado de forma longitudinal. Rendía una potencia máxima de 600 CV a un régimen de 6.5000 RPM y un par motor de 650 Nm a 5.500 RPM. En cuanto a la transmisión, contaba con una caja de cambios secuencial de 6 velocidades fabricada por el especialista Xtrac.

El chasis monocasco de aluminio estaba cubierto por una carrocería de fibra de carbono, optimizando el peso del vehículo, que paraba la báscula en unos más que decentes 1.100 kilogramos. Como sistema de suspensión contaba con dobles trapecios, con amortiguadores Koni y muelles Eibach. En cuanto a los discos de freno, eran carbocerámicos, ventilados a lo largo de toda su superficie.

image
image
image

El 19 de marzo de 2005 tuvo lugar finalmente su debut en las 12 horas de Sebring. Aston Martin Racing contó con dos chasis. El primero de ellos, con el dorsal #57, fue pilotado por Darren Turner, David Brabhman y Stéphane Ortelli. El segundo, con dorsal #58, fue pilotado por Peter Kox, Pedro Lamy y Stéphane Sarrazin. Los resultados obtenidos en esta primera prueba fueron mejor de lo esperados, pues se hicieron con la victoria en la categoría GT1, además de quedar a las puertas del podio absoluto con el cuarto puesto conseguido por el trio del coche #57.

Para la Tourist Trophy, cita celebrada en mayo perteneciente a la tercera ronda del campeonato FIA GT1, ambos Aston Martin subieron al podio, con una segunda y tercera posición. Y tras esta prueba, llegó la gran cita del año, Le Mans, donde Aston Martin Racing se presentó con sus dos DBR9, bajo los dorsales #58 y #59. Con especial atención a este último, haciendo gala del año en que ganaron la primera y única victoria de la marca, 1959.

Tras las sesiones clasificatorias, coparon la primera y segunda posición de los GT1, seguidos del Chevrolet Corvette C6.R y del Ferrari 550 Maranello GTS. Sin embargo, durante la carrera, ambas monturas sufrieron problemas con el sistema de alimentación de combustible, viéndose finalmente, tras 24 horas de carrera, relegados hasta la tercera posición de la categoría, novenos en la general. El coche #58 tuvo que abandonar poco tiempo antes del final de la carrera.

image
image
image







Tras Le Mans, llegó otra de las grandes citas de la temporada, las 24 horas de Spa, con una parrilla dedicada a los GT. Con un amplio abanico de competidores con alta experiencia en carreras de resistencia, los británicos se vieron con apuros de conseguir el podio y tan solo llegaron a un quinto y sexto puesto.

La temporada continuó con otro fiasco más en Silverstone, seguido de una victoria en Nürburgring y un segundo puesto en otra de las grandes citas, Petit Le Mans. Un tercero y cuarto puesto sumaron en la prueba de Laguna Seca, perteneciente al campeonato ALMS, seguido del segundo abandono de la temporada en Zhuhai. La temporada al final acabó con una victoria del primer equipo privado en Bahrain, Russian Age Racing, y un abandono en Dubai.

image

En 2006, gracias a los resultados obtenidos durante el primero año, vendieron un gran número de chasis a equipos privados. La primera participación de uno de estos equipos, Cirtek Motorsport, tuvo lugar en el circuito brasileño de Interlagos, durante las mil millas brasileñas, donde Aston Martin obtuvo la primera victoria del año.

Las 12 horas de Sebring abrieron nuevamente la participación oficial del equipo Aston Martin Racing,    con una segunda y tercera posición, solo superados por el Chevrolet Corvette C6.R. La lucha entre los americanos y los británicos se extendió a lo largo de todo el campeonato americano de resistencia, relevándose la victoria entre una marca y otra a lo largo de los revirados trazados. Tras diez rondas, la clasificación general por equipos se la terminó llevando Chevrolet con 189 puntos, a tan solo tres puntos de Aston Martin, que terminó con 186.

Mientras tanto, la participación en el campeonato europeo de resistencia, el ELMS, quedó en manos Larbre Compétition, al que le siguieron otros equipos privados como el Team Modena y Cirtek Motorsport.

Tras un total de cinco rondas, Aston Martin Racing Larbre consiguió sumar un total de 32 puntos, lo que le dio el título de la clasificación general, seguidos por los equipos privados Convers MenX Team, con un Ferrari 550 GTS Maranello, y de Luc Alphand Adventures, con un Chevrolet Corvette C5-R.

image

En las 24 horas de Le Mans de 2006, la armada de Aston Martin DBR9 fue de un total de cuatro monturas, siendo dos de ellas del equipo oficial y otras dos pertenecientes a los equipos privados BMS Scuderia Italia y Team Modena. Durante la clasificación, las dos primeras posiciones en la categoría GT1 fue para los equipos oficiales, pero la victoria, una vez más, se les escapó de las manos y se tuvieron que conformar con un segundo, por detrás del Corvette.

Los Aston Martin DBR9 también desembarcaron en el campeonato internacional FIA GT, donde el equipo privado BMS Scuderia Italia participó con el apoyo de la fábrica, mientras que otros como Phoenix Racing, Race Alliance Motorsport y Cirtek Motorsport lo hacían bajo sus propios medios.

Si en el campeonato americano ALMS, los Corvette C6.R eran los rivales a batir, en este campeonato lo eran los Maserati MC12 GT1 del equipo Vitaphone Racing Team. Estos se hicieron con el título de equipos, con los Aston Martin DBR9 de BMS Scuderia Italia y Phoenix Racing a la zaga.

image
image
image

La temporada 2007 comenzó con las 12 horas de Sebring. Allí, el Team Modena fue el encargado de defender los colores de la marca. Los Corvette C6.R comenzaron la temporada siendo nuevamente unos duros rivales, quedando en las dos primeras posiciones del podio, con el DBR9 en tercera posición. Esta fue de hecho, la única participación en el campeonato americano de resistencia ALMS. Lo que dejó a Chevrolet con un campeonato fácil de superar, siendo ellos mismos los únicos rivales a batir en algunas de las pruebas.

En cuanto a las Le Mans Series, Larbre Competition continuó teniendo el apoyo de la fábrica, mientras que el resto de los equipos privados fueron el Team Modena y JetAlliance Racing. El campeonato, de seis pruebas, se lo llevó el Saleen S7-R del Team Oreca, con cuatro victorias. La segunda posición fue para el Corvette C6.R de Luc Alphand Adventures, quien cambió de montura para este nuevo año. En tercera posición terminó el Aston Martin DBR9 del equipo Larbre.

En el campeonato FIA GT, el equipo BMS Scuderia Italia continuó teniendo el apoyo de fábrica, mientras que entre los equipos privados se encontraban JetAlliance Racing y el equipo británico Barwell Motorsports, quien solo participó en la primera prueba de la temporada en el circuito de Zhuhai. Los Maserati MC12 GT1 continuaron siendo imbatibles y se llevaron las dos primeras posiciones de la clasificación final. El Aston Martin de JetAlliance consiguió copar la última posición del podio.

El triunfo, por fin, llegó con la prueba francesa de las 24 horas de Le Mans. Si bien no fue una victoria general, si lo fue en la categoría en la que participaban. La victoria fue para el Aston Martin DBR9 #009 del equipo oficial, pilotado por David Brabham, Darren Turner y Ryckard Rydell. El Aston Martin de Larbre, como equipo oficial, terminó tercero de la categoría, detrás del Corvette C6.R oficial. Otros cuatro DBR9 más participaron en la dura jornada de resistencia, y todos consiguieron terminar la carrera. Con esta victoria, Aston Martin sacó al mercado una edición conmemorativa, el Aston Maritn DB9 LM.

image

Para 2008, BMS Scuderia Italia y Larbre Competition se pasaron a otras monturas, como el Saleen S7-R en el caso de Larbre. La temporada dio comienzo con la cita inaugural del campeonato ALMS, las 12 horas de Sebring, con un nuevo equipo a manos de uno de los DBR9, Bell Motorsport. El equipo norteamericano quedó tercero, con Antonio Garcia, Terry Borcheller y Chapman Ducote.

La temporada americana constó de un total de once pruebas, donde nuevamente los de Chevrolet solo se tuvieron asi mismo como rivales de sus propios coches.

La temporada del campeonato europeo ELMS constó de cinco rondas, con el Team Modena a manos del DBR9. Un nuevo equipo, Strakka Racing, compró otro de los Aston Martin, participando tan solo en las citas de Spa y Silverstone. El Team Modena, en cambio, participó en las cinco carreras, ganando en las pruebas de Monza, Nürburgring y Silverstone. Sin embargo, Luc Alphand Adventures, con el Corvette C6.R ganó en Montmelo y en Spa, dándole la victoria general del campeonato al conseguir unos mejores resultados en el cómputo global de la temporada.

image

En cuanto al campeonato FIA GT, el equipo austriaco, JetAlliance Racing, continuó su andadura con sus dos unidades. A parte, hubo un nuevo equipo privado interesado en correr el campeonato con dos nuevos DBR9, Gigawave Motorsport. De diez rondas que compusieron el campeonato, la mayoría de las victorias volvieron a ser para los Maserati MC12 del equipo Vitaphone Racing, y tras estos, los Corvette C6.R del equipo Phoenix Carsport Racing. JetAlliance Racing se tuvo que conformar con la tercera plaza final del campeonato, mientras que Gigawave Motorsport se quedó a las puertas del podio, siendo cuartos.

Las 24 horas de Le Mans tuvieron lugar entre los días 14 y 15 de junio. Prodrive volvía como equipo oficial de Aston Martin Racing, con dos DBR9. El Team Modena también se presentó con otro de los DBR9, al igual que el equipo Vitaphone Racing Team, quienes debido al reglamento del ACO no pudieron entrar con el Maserati MC12 GT1.

Tras una intensa carrera, con una dura lucha con el Chevrolet Corvette C6.R oficial del equipo Corvette Racing, el Aston Martin DBR9 #009 de Prodrive se hizo con la tercera victoria de Aston Martin en la cita francesa. El DBR9 estuvo pilotado por los mismos pilotos que ganaron la cita en el año anterior, pero con el piloto español Antonio García como sustituto de Ryckard Rydell.

image

En 2009, la participación del DBR9 cayó en picado, pese a que hasta el momento habían conseguido dos victorias en Le Mans. Se avecinaba un nuevo cambio en la reglamentación FIA debido a los altos costes de producción de los GT1, que su sumaron a la crisis económica mundial.

El campeonato americano ALMS no contempló la categoría GT1, mientras que para el campeonato FIA GT, no hubo ningún equipo interesado en competir con el Aston Martin DBR9. En el campeonato europeo, las Le Mans Series (ELMS), los equipos JetAlliance Racing y Gigawave Motorsport continuaron con su andadura, con una montura cada uno, aunque solo disputaron una prueba del campeonato.

En las 24 horas de Le Mans, solo hubo una unidad del DBR9. Era la perteneciente al equipo JetAlliance Racing, quienes se alzaron hasta la tercera posición tras las sesiones clasificatorias. Sin embargo, la suerte no los acompañó durante las 24 horas de carrera, terminando en la penúltima posición general.

Un DBR9 fue vendido al equipo japonés Nova Team, quien participó con los pilotos Akihiro Tsuzuki y Takeshi Tsuchiya en el campeonato japonés de GT, el Super GT, pero sus resultados no fueron para nada espectaculares. Corrieron tres pruebas del campeonato y en todas ellas terminaron en la catorceava posición.

image
image

Si 2009 fue fatal para el DBR9, la temporada de 2010 remató, especialmente por la crisis económica, que poco a poco hundía más profundamente a la categoría GT1.

El campeonato ALMS continuaba sin la categoría GT1, pero para esta nueva temporada volvía a haber dos categorías para estos coches, la ‘GT’ y la ‘GTC’, donde en esta última todos los coches eran Porsche 997 GT3 Cup. La categoría GT adoptaba a los nuevos GTE, la que la organización FIA y ACO acabarían adoptando para 2011. Los nuevos GTE eran básicamente los GT2 de años anteriores.

En el campeonato europeo ELMS fue el equipo Fischer Racing, en conjunto con el programa de jóvenes promesas de Aston Martin, quien compitió con el DBR9, formando el equipo AMR Young Driver. El equipo estuvo formado por los pilotos Christoffer Nygaard, Tomás Enge y Stefan Mücke. Solo participaron en los 1.000 kilómetros de Spa, donde un accidente los dejó fuera de carrera.

Este joven equipo también estuvo presente en el nuevo campeonato FIA GT1. El campeonato sufrió cambios, donde el más importante fue que la parrilla quedó solo formada por coches de la categoría GT1, con la intención de que estos tuviesen oportunidad de competir en un campeonato y rentabilizar los costes de mantenimiento. La crítica fue buena, pues contó con un gran número de participantes. En total, 24 coches en pista repartidos entre unidades de los diferentes fabricantes.

Aston Martin tuvo que modificar su montura para poder entrar dentro de este campeonato, al igual que Chevrolet con su Corvette C6.R y Maserati con su MC12 GT1. En cambio, Saleen no consiguió pasar los requerimientos al no haber producido el mínimo de vehículos de serie requeridos.

image

A parte del equipo Young Driver AMR, con dos monturas, también Hexis Racing se hizo con dos DBR9. La temporada constó de diez citas, donde cada cita estaba dividida en dos carreras. Una de clasificación (puntuable), y otra oficial.  Mientras que el campeonato por pilotos fue para el imbatible Maserati, seguido de Ford y del Aston Martin del equipo Hexis Racing, el campeonato de equipos fue para Vitaphone Racing Team con el Maserati, seguido del segundo puesto del Aston Martin de Hexis Racing. Young Driver AMR se tuvo que conformar con la cuarta posición. La marca Aston Martin fue finalmente la mejor parada, pues fue el fabricante que más puntos consiguió al final de la temporada, seguido de Maserati y Ford.

 Para las 24 horas de Le Mans de 2010, tan solo un DBR9 formo parte de la parrilla, el del equipo Young Driver AMR. Los pilotos elegidos para la ocasión fueron Tomás Enge, Christoffer Nygaard y Peter Kox, quienes consigueron la pole position para la carrera.

Los nuevos GT2 no solo resultaron tener un ritmo similar a los GT1, sino que además estaban siendo más fiables mecánicamente hablando. El Porsche 997 GT3-RSR del equipo Felbermayr-Proton  y el Ferrari 430 GT2 de Hankook Team Farnbacher quedaron por delante del primer clasificado de GT1, el Saleen S7-R de Larbre Competition. Aston Martin se tuvo que conformar con un tercer puesto.

image

El año 2011 supuso el entierro definitivo para la categoría GT1. El ACO y la FIA cambiaron la reglamentación y dejaron de utilizar los GT1 en las 24 horas de Le Mans y en las series con reglamentación ACO, como las ALMS y las ELMS. El único campeonato que continuó utilizando la categoría GT1 fue el campeonato organizado por la FIA, el FIA GT1 World Championship.

Tanto Hexis Racing AMR como el equipo Young Driver AMR continuaron con sus dos monturas. Al igual que en la temporada anterior, el campeonato estuvo formado por un total de diez citas. El título fue para el Aston Martin de Hexis Racing, seguido de JR Motorsport y su Nissan GT-R GT1 y el Young Driver AMR.

Aquella fue la mejor forma de cerrar la historia de un coche que había dado dos nuevas victorias a una pequeña fábrica británica. En 2012 el campeonato FIA GT1 pasó a utilizar monturas con reglamentación GT3.

image