Me encuentro con él en el paddock del Circuito del Jarama. Sin capó y con el motor arrancado, rodeado de mecánicos, comprobando que todo funciona correctamente. En un rato comenzará la sesión de clasificación y todo el equipo quiere que no haya imprevistos que les impida tomar la parrilla de salida del domingo.

Del largo escape, con forma de trompeta, emana la mejor melodía posible para un motor de 1.4 litros turbo. En el lado opuesto del enorme turbocompresor KKK hay otra trompeta que me llama la atención. Es la admisión, colocada ahí de una forma totalmente artesanal y que deja bien claro de que época proviene este coche.

El modelo de producción del que deriva, el Lancia Montecarlo, fue totalmente modificado por Abarth, con Gianpaolo Dallara a la cabeza del equipo de mecánicos, mientras que el estudio aerodinámico de la carrocería fue obra de Pininfarina.

image
image
image

Hablo de los últimos años de la década de los setenta. Porsche lideraba el campeonato mundial de resistencia con los Porsche 935 oficiales y privados -imposible que no se venga a la cabeza las salvajes modificaciones de Kremer-, con apenas oposición en la categoría del Grupo 5. Esta categoría de la FIA permitía, desde 1976, una buena libertad a la hora de adaptar el modelo de producción a la competición. Tanto el bloque motor, como el capo, las puertas y el techo debían ser de serie. También se limitó la anchura máxima de la carrocería, a la que se llegaba con brutales pasos de rueda ensanchados, pero el resto de modificaciones eran prácticamente libres.

Lancia aprovechó esta reglamentación -no muy cara por estar destinada a vehículos de producción modificados- para volver a la máxima competición. Contó con la ayuda de Abarth -ambas dentro del grupo Fiat- para el apartado mecánico, conservando tan solo el bloque motor y la disposición de este en el chasis con respecto a la versión de serie.

El motor era un cuatro cilindros en línea de 1.4 litros capaz de generar una potencia máxima de 400CV gracias al uso de un enorme turbocompresor KKK y a una nueva culata de dieciséis válvulas. La caja de cambios era manual, con circo relaciones de marchas fabricada por Colotti.

image
image
image

El chasis mantuvo su sección central, pero se soldaron a este unos subchasis tubulares tanto en la parte anterior como en la posterior. El subchasis trasero soportaba el grupo motopropulsor, además de un sistema de suspensión independiente de tipo Chapman, con brazos inferiores, de arrastre y unos enormes amortiguadores con muelles, además de una barra estabilizadora. En la parte posterior se montó una suspensión de tipo McPherson con barra estabilizadora.

La carrocería fue encargada al estudio de diseño de Pininfarina. Aprovecharon el túnel de viento para trazar una aerodinámica línea de una belleza sorprendente. Ancho, bajo y afilado, con unos ensanchamientos traseros en los que uno podía perderse. La vista trasera era igual de espectacular, con una parte central que en nuestros tiempos sería imposible dejarla abierta por el uso del difusor.

image
image

El Lancia Beta Montecarlo Turbo del Grupo 5 debutó en las 6 horas de Silverstone de 1979. Lancia Corse se inscribió con un nuevo chasis pilotado por Ricardo Patrese y Walter Röhrl. En la sesión de clasificación demostró tener un ritmo relativamente parejo a los Porsche 935/77A más lentos, sus máximos rivales, pero también se vio a la luz una temprana falta de fiabilidad que lo dejó fuera de carrera tras cuatro vueltas.

Solucionados los problemas de fiabilidad, el Lancia comenzó a brillar. Obtuvo victorias dentro de la categoría de 2 litros en Pergusa y Brands Hatch. Sin embargo, y aunque ganó el campeonato dentro de su categoría, Porsche se llevó el título absoluto con una brutal diferencia de puntos -90-. Cabe aclarar que el título se decidía por el total de puntos, sin importar cual fuese la categoría. Porsche fue primero con 140, seguido de Lancia con 50 y después BMW con 32.

image
12cilindros.es

Lancia comenzó la temporada volviendo a dominar en la categoría inferior, anotándose diez victorias de entre las once que componían la temporada. Estas incluían victorias absolutas –además de dobletes- en Brands Hatch, Mugello y Watkins Glen. La temporada de aquel año fue para ellos. Tanto Porsche como Lancia sumaron 160 puntos, pero la FIA otorgó el triunfo a los italianos por su mayor número de victorias anotadas dentro de su categoría.

Las victorias continuaron en 1981, donde volvieron a ganar en la categoría inferior a los dos litros. Anotaron una nueva victoria absoluta en Watkins Glen frente a los Porsche 935 de 800 CV de potencia y de mayor peso. Otro gran logro ocurrió durante las 24 horas de Le Mans donde, aunque no se llevaron la victoria, quedaron segundos en la categoría del Grupo 5, por detrás del Porsche 935 K3. De nuevo, Lancia y Porsche empataron a puntos al final de la temporada. Y de nuevo, la FIA le otorgó el honor a Lancia por su mayor número de victorias en su categoría.

image
Desconocido

Con estos grandes triunfos en su bolsillo, Abarth comenzó a desarrollar un nuevo motor de 1.7 litros que era capaz de entregar 520 CV gracias al uso de dos turbocompresores. Aunque fueron montados en los chasis, no se llegaron a desarrollar debido a que se encontraban apuntando alto hacia la categoría de los nuevo Grupo C que entraría en vigor en 1982 y al desarrollo de los Lancia 037 del mundial de rallyes.

Ambos proyectos desbancaron la continuidad del Beta Montecarlo Turbo. Por suerte, su legado sigue intacto gracias a los campeonatos de coches clásicos. Como el de aquella edición del Jarama Classic de 2016 donde, pese al buen trabajo de los mecánicos, la unidad vestida con los colores del Jolly Club no tomó la carrera del domingo.

Historia por David López
Fotografías por David López y 12cilindros.es
Más fotos disponibles en el álbum Lancia Beta Montecarlo Turbo

image
ESPECIFICACIONES TÉCNICAS
LANCIA BETA MONTECARLO TURBO
País de origen:
Italia
Producido en:
1979
Sucesor:
Lancia LC1
Predecesor:
MOTOR
Configuración:
4 en línea
Ubicación:
Central, transversal
Construcción:
Bloque de hierro / culata de aluminio
Cilindrada:
1.425 cc
Diámetro x Carrera:
82,0 mm x 67,5 mm
Relación de compresión:
7,0:1
Válvulas:
4 por cilindro, DOHC
Sistema de alimentación:
Turbo KKK
Sistema de lubricación:
Cárter seco
Potencia:
473 CV a 9.500 RPM
Par motor:
382 Nm a 6.000 RPM
Relación CV/Litro:
332 CV/Litro
Transmisión:
Manual de 5 velocidades, tracción trasera
CHASIS
Estructura:
Monocasco de acero
Suspensión:
Del: tipo McPherson, barra estabilizadora / Tras: tipo Chapman, barra estabilizadora
Dirección:
De cremallera y piñón
Frenos:
De disco ventilados
DIMENSIONES
Largo:
4.600 mm
Ancho:
1.990 mm
Alto:
1.100 mm
Distancia entre ejes:
2.300 mm
Peso:
780 Kg
Relación CV/Kg:
0,61 CV/Kg

HISTORIAS RELACIONADAS

Nos vemos en 2020, Espíritu del Jarama
La historia del Porsche 908/01
La historia del BMW E9 3.0 CSL Grupo 2
La historia del Alfa Romeo Tipo 33/4 Can-Am
RoadStr: I Cars and Café
8000 Vueltas: vuelven los superdeportivos
La historia del Lancia Beta Montecarlo Turbo
Llamas, gasolina y aceite, el BMW E9 3.0 CSL
La historia del Alfa Romeo Tipo 33/3 Spider
Un Bentley Speed 8 para celebrar el primer centenario