Racing Weekend: el CET y el CER visitan el Jarama

Hacía tiempo que no veía carreras de automovilismo en directo. En el último año me he movido bastante por el Circuito del Jarama para traeros algunos reportajes de tandas y otros eventos. También me he movido hasta la sierra madrileña para tratar el primer evento oficial organizado por la aplicación RoadStr. 

Y si, es cierto, he ido a Barcelona a disfrutar del Espíritu de Montjüic. Y si, aquello fueron carreras -¡y que carreras!-, pero no dedicadas a un campeonato con coches actuales con equipos que lo dan todo para ganar cada carrera y optar al premio final, el título del campeonato. 

El pasado fin de semana del 12 y 13 de octubre tuve la mejor ocasión para quitarme el mono de competición. Hasta el Circuito del Jarama se trasladaron el Campeonato de España de Turismos -CET- y el Campeonato de España de Resistencia -CER-.

image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image

Comenzando por el Campeonato de España de Turismos, solo puedo decir que tiene la difícil tarea de llegar a ser lo que antaño fue. El CET llegó a tener un grandísimo reconocimiento en Europa, con un buen número de pruebas repartidas entre España y Portugal -no podía faltar el mítico circuito de Estoril- y con pilotos de todas las nacionalidades. Incluso los propios fabricantes -léase Alfa Romeo, BMW, Ford, Nissan,…- desembarcaron con sus mejores monturas.

El declive de aquel campeonato llegó en 1997, con una temporada que comenzó con la suspensión de la primera prueba por falta de participantes y que aguantó solamente durante dos pruebas más. El coste de los conocidos como Superturismos y la falta de participación sepultó el campeonato.

image
image
image
image
image
image

PUBLICIDAD

Tras más de 20 años de ausencia y tras muchas negociaciones, finalmente ha vuelto en su primera temporada este mismo año 2019. La parrilla, escasa, se formó con unos cuantos Honda Civic Type R, Hyundai i30N Fastback y un Peugeot 308 GTi. Esperemos que sea solo por su ser su primera temporada, pero duele ver como la participación escasea si lo comparamos con un campeonato similar como es el TCR Ibérico, con unas parrillas bastante abultadas. Sin embargo, este se disputa prácticamente en Portugal, a excepción de una prueba española en el Circuito de Catalunya. 

Pese a todo, la lucha estuvo ahí. Son rápidos y permiten rodar muy juntos, como es costumbre en los campeonatos de turismos. Verlos en la curva rápida de Varzi, la que va de Fangio a Le Mans -comienzo de las S-, es impresionante. Se comen a toda velocidad el piano interior y las ruedas interiores quedan durante un tiempo en el aire.

image
image
image
image
image

El Campeonato de España de Resistencia, al contrario que el nuevo CET, lleva ya unos buenos años a sus espaldas. Recuerdo ver carreras hace unos cuantos años, cuando comenzaba con mi primera cámara de fotos réflex. De aquello ya ha llovido un poco, pero no tanto como los años dorados del Campeonato de España de GT, del que el CER recoge el testigo. Entonces si que se llenaba el circuito de aficionados, aunque la Alonsomania también tuvo su culpa. 

Mola poder ver de nuevo un Mosler MT900R. Su ligera figura recuerda a la del brutal Saleen S7-R. Bajito, afilado, aerodinámico y con un sonido americano que solo puede generar un poderoso motor V8 de 5.7 litros de cilindrada. A su lado, el más moderno pero menos ‘gritón’, el Ferrari 458 GT3, parece de otra categoría. Incluso me atrevería a decir que inferior. Pero quien se llevó la ansiada copa fue otro americano, el Trans-Am  con carrocería de Ford Mustang y motor Chevrolet. 

La categoría de los GT -identificada dentro del CER como C1 y C2- también contó con la participación de varios Ginetta G55 GT4, un Audi R8 GT4, un KTM X-Bow, un Maserati Gran Turismo MC GT4, un extraño Vortex V8 y, como no podía ser de otra manera, un Porsche 911 GT3 Cup.

image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image
image

Además de la categoría GT, el CER acoge a otras de menor potencia. En estas está incluida, por ejemplo, la de turismos con homologación TCR, donde los nuevos Cupra TCR fueron legión frente a los Peugeot 308 Racing Cup. 

Por abajo en la lista de potencia, dos categorías más compitieron separadas de los GT y TCR. Estas -Clase 3 y Clase 4- están destinadas a turismos de menor potencia, donde pude ver gran variedad de coches, como varios Renault Clio Cup, unos rápidos Peugeot RCZ Racing Cup, un par de Ford Fiesta ST o un extraño Renault Spyder Trophy.

Dentro de esta categoría también se incluyó la copa de promoción organizada por el concesionario Lurauto, quienes a partir del año que viene -2020- organizarán una nueva copa de bajo presupuesto en la que la mecánica de los Mini -preparados por ellos mismos- deberían hacer carreras muy igualadas y divertidas.

image
image
image
image
image
image

316

FOTOS

316

FOTOS