Roborace: el inquietante futuro del automovilismo

He llegado a la conclusión de que Skynet se ríe de todos nosotros.

Si no las conocías ya, las Roborace, o carreras de coches autónomos, llevan casi 5 años entre nosotros. Así, a lo tonto. Se presentaron en 2016 dentro ese pequeño pasatiempo eléctrico circense que ha montado mi amigo Alejandro Agag, la Fórmula E. Y de momento parece que este espectáculo ha llegado para quedarse.

El nacimiento de esta competición (más bién la excusa para su existencia) ha ido de la mano de la innovación como pretexto para el desarrollo de software y hardware enfocados a coches de carretera. La inteligencia artificial como meta sirviéndose de la competición a modo de catalizador de la tecnología necesaria. A fin de cuentas, esa es una de las razones de ser de cualquier campeonato automovilístico, que sirva como banco de pruebas para nuevas tecnologías y planteamientos que lleguen a los vehículos de calle. (y para que de paso alguien gane dinero) Reconozcámoslo, el coche eléctrico es el futuro y la conducción autónoma será una realidad tangible a corto plazo.

image







El proyecto de las Roborace ha pasado por diferentes fases de desarrollo desde la primeras pruebas allá en 2016. Inicialmente, el planteamiento de los Robocar era el de coches al más puro estilo Tron. Con un peso de 1350 kg y 2 m de longitud, contarían con cuatro motores eléctricos que producirían en total unos 500 cv gracias a una batería de 840 V. Mediante una mezcla de sistemas ópticos, radars, lidars, sensores ultrasónicos y no sé cuántas cosas modernas e ingeniosas, serían capaces de alcanzar velocidades de hasta 300 km/h. Pero que no te engañe el nombre, Roborace mola porque suena a Robocop, de momento, nada más.

La primera propuesta del 2016 fueron los DevBot, unidades de test que contaban con todos los elementos propuestos inicialmente en los Robocar (batería, motor y electrónica) pero sobre un chasis de Ginetta LMP3 (chicos listos). Aquel año fueron todo pruebas en diferentes circuitos de la Fórmula E con uno ó dos coches en pista. Incluso llegaron a competir dos a la vez terminando con el accidente de uno de ellos en una curva. Probablemente llevaría programada en su electrónica el alter ego digital de Räikkönen. Borracho, claro.

image

Para la temporada 2019/2020 llegaron los DevBot 2.0. 2.0 porque eran ya cosa de mucha tecnología y modernidad. Con coches de tracción trasera y con un diseño y hardware actualizado basándose esta vez en chasis de Ginetta LMP1, competirían en varios circuitos de la Fórmula E en lo que se llamó Alpha Season. Pero este embrión de competición no ha empezado como muchos esperarían de eso, de una competición. Ha empezado como la AMAZING CARRERA DE COCHES AUTÓNOMOS NO AUTÓNOMOS. Es decir, que de autónomos nada, hay pilotos humanos que sirven de instructor a la inteligencia artificial del coche. Y a eso me refería al principio del artículo, estamos enseñando a Skynet a ser como nosotros. A ser mejor que nosotros. Se conoce que esta gente no se ha visto ni una sola película de Terminator. Pues ya tienen entretenimiento para la cuarentena.

La manera de aprender de estos DevBot 2.0 es dando unas vueltas de briefing con un piloto a los mandos para marcar la telemetría. Después, la inteligencia artificial ya hace sus primeros recorridos al circuito de forma independiente a velocidades de seguridad de unos 100 km/h, pero siempre con el piloto dentro. Por último dejan que R2 conduzca solo, et voilà, ya se puede iniciar una carrera autónoma.

image







Durante esta primera temporada Alfa el plan es ver cómo los coches con inteligencia artificial van interactuando entre ellos en pista. Pero esto se pretende que sea como la F1 o la Fórmula E, campeonatos de equipos, por lo que se espera una temporada Beta con nuevas evoluciones de la inteligencia artificial. He dicho de equipos en plural porque son más de uno, concretamente tres. En esencia, los coches son exactamente iguales para todos los participantes, lo que cambiaría es el software de cada uno, permitiéndoles arriesgar más o menos en función del perfil que determinen de forma independiente.

¿Y qué veremos una vez que termine la segunda temporada de pruebas Beta? Pues teóricamente en 2021, si esta pandemia lo permite, se lanzaría el campeonato de verdad. Carreras de coches totalmente autónomos compitiendo entre sí para la mayor gloria de Skynet, Alejandro Agag y Elon Musk.

Francamente, ya no me parece tan mal el plan de los LMDh.