Cuando tienes una cartera extremadamente abultada y te apasionan los coches puedes hacer dos cosas: ir a las mejores subastas -como las de RM Sotheby’s- y hacerte con los mejores lotes para guardarlos en tu garaje y rezar para que con el tiempo se revaloricen, o hacer exactamente lo mismo, pero después recorrer medio mundo con ellos y participar en carreras mega exclusivas.

Esto último es lo que propone el organizador Peter Auto con su Trofeo Nastro Rosso, solo que dedicado en exclusiva a los deportivos italianos de los años 50 y 60. Para nuestra suerte, el evento Jarama Classic, organizado por el RACE y Peter Auto en 2016 y 2017, acogió este trofeo y pudimos disfrutar viendo de cerca estos coches que a menudo se subastan en varios millones de euros.  

image
image
image

Para comenzar este reportaje vamos a empezar hablando del vencedor. En su vida privada es un gran apasionado de los coches y guarda en su garaje dos grandísimas joyas como son el Maserati 250F y el Maserati T61. Su nombre es Guillermo Fierro y si, es español. El 250F es un monoplaza de Formula 1 de 1954 y con él compite en pruebas de monoplazas históricos. El T61, en cambio, es un deportivo –o sports car, si usamos el termino inglés– de 1959 que compitió en pruebas del mundial de resistencia.

En ambas ediciones pudimos ver este último, apodado como T61 ‘Birdcage’ por la construcción de su chasis tubular, donde el español fue el rival a batir mostrando el alto ritmo del Maserati.

image
image
image

En la misma zona del paddock en la que pudimos encontrarnos con Guillermo Fierro también estaban colocados los que otrora fueron los máximos rivales de Maserati. Hablamos de Ferrari, símil de la deportividad italiana de los cincuenta y sesenta. Para Enzo Ferrari fueron sus primeros años a los mandos de su propia factoría, donde todo giraba en torno a esa obra de ingeniería que era el motor V12. De hecho, hay una frase de Enzo que dice: ‘Cuando usted compra un Ferrari, está pagando por el motor. El resto se lo doy gratis’.

Allí nos encontramos con el único Ferrari 250 GT SWB ‘Breadvan’ fabricado. Su característica aerodinámica fue obra de Giotto Bizzarrini y Piero Drogo, quienes tomaron como base un 250 GT SWB. Su precio estimado actual anda sobre los 23 millones de dólares, algo superior al 250 LM de 17 millones de dólares. En un amarillo, no muy típico en la época, del que destacaba la carrocería creada por Scaglietti.

image
image
image

También del fabricante del Cavallino Rampante hubo varios Ferrari 250 GT SWB. Las versiones de competición, como estas, estaban fabricadas por Carrozzeria Sclaglieti y apenas llegaban a la tonelada de peso, lo que los hacía extremadamente equilibrados con el motor V12 de 3.0 litros. Entre 1959 y 1962 ganaron un buen número de carreras, incluyendo el Tour de France y la Tourist Trophy.

También pudimos encontrarnos con una rara avis como es la Bizzarrini 5300 GT ‘America’ de 1966. A efectos prácticos es un Iso Grifo A3C, la versión deportiva del A3L, de producción, pero cambió su nombre a Bizzarrini cuando este último consiguió los derechos de producción tras una buena disputa legal. La versión ‘America’ se diferencia de la normal por la suspensión trasera de doble brazo y su carrocería de fibra de vidrio. En 2017 se mantuvo detrás del Guillermo Fierro y demostró ser también muy rápido, liderando en ocasiones las dos carreras de la jornada.

image
image
image
image
image
image
Por último, no podían faltar coches de Alfa Romeo. La meccanica delle emozioni vivió su mejor época durante toda la mitad del siglo pasado. Fue, de hecho, el exponente italiano de la deportividad, y en el evento pudimos ver dos modelos que lo representan bastante bien. Por un lado, había dos unidades del Giulietta Sprint original de 1954, ambas con carrocerías diseñadas por Zagato que hoy día se tasan en torno a los 300.000€ y 500.000€. Por otro lado, los Alfa Romeo Giulia TZ de chasis tubular -Tubolare Zagato- que llegan hasta el millón de euros. Así que ya sabéis, si algún día sois afortunados y os toca un euromillones, con Peter Auto tendréis una buena forma de sacarle rendimiento a vuestra inversión.

Historia y fotografías por David López.

image
image
image
image
image
image
image

HISTORIAS RELACIONADAS

Retrospectiva: 1.000km del Jarama 2006
La historia del Porsche 908/02
Nos vemos en 2020, Espíritu del Jarama
La historia del Porsche 908/01
La historia del BMW E9 3.0 CSL Grupo 2
La historia del Alfa Romeo Tipo 33/4 Can-Am
RoadStr: I Cars and Café
8000 Vueltas: vuelven los superdeportivos
La historia del Lancia Beta Montecarlo Turbo
EdM2019: Llamas, gasolina y aceite, el BMW E9 3.0 CSL