Volkswagen presenta los nuevos Golf GTI, GTD y GTE

PUBLICIDAD

Ha costado varios meses poder verlos en sus formas definitivas, pero ya están aquí. Tras conocer, hace unos meses, el aspecto final de la nueva generación del Volkswagen Golf, era solo cuestión de tiempo que la marca alemana presentase las imágenes y los datos técnicos de las versiones más deportivas del mítico compacto.

Se trata de los Golf GTI, GTD y GTE, en los que la última de las letras hace honor a la mecánica que montan. Todos ellos están basados en el mismo chasis y carrocería del resto de las versiones de la octava generación, pero cada uno de ellos cuenta con varios elementos diferenciadores. El más importante, como no podía ser de otra manera, es su propulsor.

image

Comenzando por la versión gasolina, el Golf GTI cuenta con un paragolpes y faros exclusivos, con una línea roja que recorre su parte superior y una tira LED situada justo bajo esta franja. El paragolpes delantero está formado, casi en su totalidad, por una parrilla en forma de panal de abeja, al que se le pueden añadir unos faros antiniebla en forma de ‘X’. En su línea lateral destacan unos nuevos faldones laterales y unas llantas de serie de 17 pulgadas de diseño Richmond. En la parte trasera presiden las dos salidas de escapes, el difusor y el alerón trasero.

En el habitáculo nos encontrarnos con un volante multifunción de tres radios que incorpora botones táctiles, además de un embellecedor que varía en color según la versión, siendo rojo para el GTI, gris para el GTD y azul para el GTE. Se mantiene la característica tapicería a cuadros de anteriores generaciones, aunque Volkswagen ha cambiado el nombre del nuevo estampado y ahora pasa a conocerse como Scalepaper. El equipamiento de serie incluye el ‘Innovision Cockpit’, compuesto por un cuadro de instrumentos digital de 10,25 pulgadas, un equipo de navegación con una pantalla de 10 pulgadas y un sistema de iluminación ambiental con 30 colores.

image
image
image
image
image
image

En el caso del Volkswagen Golf GTI, monta el bloque gasolina TSI de 2.0 litros con tecnología turbo de inyección directa. Este motor, bien conocido entre las versiones deportivas de todo el grupo VAG, desarrolla en este caso una potencia de 245 CV y un par máximo de 370 Nm. De serie lleva asociado una caja de cambios manual de seis velocidades, aunque opcionalmente puede cambiarse por la DSG automática de doble embrague y siete velocidades. La energía se envía directamente al tren delantero a través de un diferencial electrónico XDS.

A nivel de chasis, la suspensión se ha rebajado 15 mm, aunque también se puede optar, opcionalmente, por una suspensión adaptativa de gestión electrónica. Esta suspensión va asociada al Vehicle Dynamics Manager, un sistema que cambia la respuesta del motor, de la dirección, de la suspensión y el diferencial gracias a sus diferentes modos de conducción: Comfort, Eco, Sport e Individual. En cuanto a su rendimiento, el Golf GTI es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h -limitada electrónicamente-.

image
image
image
image

Tanto la versión diésel, el Golf GTD, como la eléctrica, el Golf GTE, cuentan con los mismos cambios estéticos exteriores e interiores. En el caso del GTD, los contrastes rojos del habitáculo se cambian por el gris y las dos salidas de escape se transforman en una única salida doble. El motor gasolina de 2.0 litros y cuatro cilindros deja paso a un turbodiésel TDI de misma cilindrada, pero con tres cilindros. Este bloque produce menos potencia que el gasolina, 200 CV frente a 245 CV, aunque sus cifras de par son más altas, 400 Nm frente a los 370 Nm del GTI.

En el Volkswagen Golf GTE, los contrastes del habitáculo son en azul, mientras que en el exterior hay detalles específicos para esta versión, como los faros con detalles en azul, los paragolpes, los faldones laterales y las llantas de diseño aerodinámico. En la zaga destaca la ausencia de tubos de escape, escondidos tras las protecciones.

Como sistema de propulsión, combina un motor gasolina de 1.4 litros de cilindrada con uno eléctrico. El bloque gasolina produce 150 CV y el eléctrico 85 kW, por lo que eleva su rendimiento hasta los 245 CV y 400 Nm de par. Esta potencia se transmite al suelo a través de una caja de cambios DSG de seis relaciones. Monta una batería de 13 kWh que le permite recorrer hasta 60 kilómetros en modo exclusivamente eléctrico.

image
image
image
image

TE PUEDEN INTERESAR